Buscar este blog

viernes, 21 de marzo de 2014

SALSA PESTO

Buenos días co-cine-rit@s! Acaban de terminar las fallas. En Valencia son unos días de absoluta locura en los que en la ciudad tenemos cerca de un millón de habitantes más, no se puede coger el coche, en muchos barrios no se puede prácticamente ni andar, y se ponen a prueba nuestros oídos y nuestros nervios a base de pólvora, música y jaleo. Así y todo os recomendamos venir algún año si no conocéis las fallas, son unas fiestas increíbles!
Durante las fiestas, al menos en casa no se cocina mucho. Sales pronto por la mañana, caminas mucho, y acabas picando cualquier cosa por ahí para seguir la marcha. Así que no está mal tener alguna opción hecha que te apañe de forma rápida una comida si vuelves a casa.
Este año, hemos tenido una visita especial. Miguel y Ana, la división Astur-madrileña del blog vinieron el fin de semana de fallas, así que yo tenía clara cual era mi opción: SALSA PESTO. Y es que a Ana le chifla. Y a nosotros también. Es fácil de hacer, está tremendamente buena, y es muy versátil:
Habitualmente se usa para la pasta, y es cierto que está riquísima con ella. Pero como yo hago siempre de más, hemos terminado usándola para otras muchas cosas. Al final de la receta os propongo algunas ideas. Probadlas, os van a sorprender!
Prueba una tostada de pan calentito con salsa pesto... Mmmh

El pesto es una salsa que se hace con albahaca fresca, queso parmesano, piñones, ajo, un poco de sal y aceite de oliva. Dentro de estos ingredientes, cada uno le pone sus proporciones. Yo os pongo la que hacemos en casa. Vosotros podéis probarla así, y a partir de ahí hacer modificaciones a vuestro gusto.

INGREDIENTES: 
- 80 gramos de queso parmesano (Si no lo encontráis, podéis usar grana padano. No va a ser lo mismo, pero sí lo más parecido posible)
- 70-80 gramos de hojas de albahaca fresca. Yo hay muchas veces que no la encuentro fresca. En esos casos uso esto:
Estos ingredientes a la venta en Consum. Mercadona no tiene albahaca ni parmesano.

Está a la venta en Consum, y es albahaca fresca, que viene ya con algo de aceite y otros conservantes. Por supuesto la fresca en planta mejor, pero si no lo encuentras esta especie de botecito te dará un buen resultado. No uses albahaca seca. No tiene nada que ver el sabor.
- 40 gramos de piñones
- Un diente de ajo mediano (yo le quito el germen, aunque no es imprescindible)
- Un pellizco de sal (como media cucharadita de café)
- 150 gramos de aceite de oliva.
Pocos ingredientes, gran resultado.

A partir de aquí, es facilísimo! Lo primero es rallar el queso. Una vez rallado echar al vaso de la batidora. Añadir la albahaca picadita, o el contenido íntegro del bote de la foto, la sal, el ajo troceado y los piñones. Con el aceite ya medido en un vaso, echamos un poco para ayudar a la batidora y le damos caña. No tiene que quedar totalmente triturado, sino con una textura granulosa. A partir de aquí, ir añadiendo el aceite mientras batimos, como si hiciésemos una mahonesa, hasta terminar el aceite. Listo.
En Thermomix: echar al vaso el queso en 4 o 5 trozos y picar 10 segundos, velocidad progresiva 5-7-9. Echar el resto de ingredientes excepto el aceite y repetir la operación. Después, poner velocidad 4 e ir añadiendo el aceite por el bocal hasta que lo terminemos. Listo.
En la nevera el aceite se endurece. Solo tienes que removerlo un poco y usar a temperatura ambiente

Como en casi todas las recetas, veis que se puede hacer exactamente igual con las cosas que todos tenemos en casa, la thermo lo único que te hace ganar es algo de tiempo. No obstante, si tienes una buena batidora de vaso en casa, puedes adelantar si en lugar de tener que rallar el queso previamente, sólo tienes que cortarlo a trocitos. 

Ahora que ya la tienes hecha, pruébala primero con pasta, pero la que te sobre:
- funciona genial en tostadas, con el pan calentito, para desayuno, comida, merienda o cena! Nos chifla en tostadas!
- Úsala para alegrar unas "tristes" pechugas a la plancha. Sólo tienes que añadir una cucharadita por encima cuando ya están fuera del fuego. También funciona con otras carnes.
- La pizza al pesto es en casa motivo de ovación y devoción. Si te animas, un par de consejos: No uses tomate frito en la base, sino natural triturado. Encima, mozzarela fresca (la que viene en bolsitas con su líquido protector, no la seca rallada) encima, no muchos ingredientes, y con sabores no muy fuertes (quizá jamón york, puede que unos champiñones... También la hemos probado con éxito con atún) pero lo más importante: añade el pesto con la pizza recién salida del horno, en caliente pero ya fuera. Esta salsa no lleva bien que se la hornee (comprobado)
Pues nada cocinerit@s! Como siempre os decimos, esperamos que la probéis, que la disfrutéis... ¡Y que nos lo contéis!
Hasta la próxima!

3 comentarios:

  1. Yo doy fe de lo buena que te sale esta salsa porque un día me llevé un poquito en un tupper y aún me estoy chupando los dedos jeje....y hay que ver lo que cunde!

    Besets.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que cunde, sí! Jejeje! Me alegro que te gustara V!

      Eliminar
  2. Venga, ya te digo q esta semana q entra la haré. Y ya te cuento.
    Alguna vez he intentado hacerla, y sin éxito. Otra vez opté por comprarla hecha, del mercadona.... Y no me gustó.

    Así que...... A ver si tu receta me ayuda a salir de este círculo.
    Un beso

    ResponderEliminar