Buscar este blog

lunes, 29 de septiembre de 2014

UN VIAJE DE DIEZ METROS. COCINANDO CINE

Que gustazo cuando uno sale contento del cine. Como sabéis nuestro blog intenta hablar de cocina y cine y esas dos pasiones de vez en cuando se mezclan en alguna película hasta el punto de que casi puedes oler y saborear lo que está ocurriendo en la pantalla, y por supuesto sales contento y con ganas de hincarle el diente a algo suculento.

10 metros es una gran distancia en esta película, una distancia que irán haciendo pequeña los protagonistas.


Nos decidimos a ir el sábado al cine aprovechando que nos quedaban unas entradas a 4´90 euros, siempre buscando y aprovechando la oferta. Como en los cines donde solemos ir no ponían Jersey Boys , que ya la recomendaron Miguel y Ana en la entrada anterior, miramos la cartelera en busca de alguna novedad interesante. Yo sabía que habían estrenado "Un viaje de 10 metros" y por lo que sabía de ella pensé que era ideal para el blog y en principio pensaba que a Mery le encantaría pues la combinación de cine y cocina le suele gustar mucho. Aunque algo decepcionados con la película #Chef, nos decidimos por darle la oportunidad a esta historia basada en libro para variar y dirigida por Lasse Hallstöm que ya tocó el tema culinario en la deliciosa Chocolat.

Que gran acierto. La película cuenta las peripecias de una familia hindú que ha de huir de su país y pasa por una tragedia. Llegarán a Europa como refugiados políticos pero tardarán en encontrar un sitio. Una familia dedicada en pleno al negocio familiar, la restauración, con un padre tozudo y mandón acabarán en un pequeño pueblo francés donde montarán un restaurante. El conflicto vendrá porque en la acera de enfrente a tan solo 10 metros hay un restaurante con estrella michelín. El choque cultural y la rivalidad están servidos.

La guerra entre restaurantes llevará al alcalde hasta el límite, un alcalde que disfruta comiendo como el que más. ¡¡Creo que siempre sale zampando el tío!!


Si tuviese que sacarle un defecto a la película sería el optimismo desmesurado y que todo va saliendo bien, y sabes que será así. Pero la verdad es que nos encantan este tipo de películas optimistas, en particular las que como esta son divertidas, bien contadas y creíbles. Con esto acabo con los defectos, porque aunque yo sí que le vi un optimismo desmesurado y algo irreal, te lo pasas tan bien y estás tan emocionado con las sensaciones que transmite sobre esos mundos culinarios de colores, sabores y olores que cualquier defecto se perdona.

Los actores están estupendos, los veteranos Helen Mirren y Om Puri llevan ese duelo y rivalidad perfectamente y sin sobreactuar.  Mirren tiene un par de secuencias absolutamente geniales en lo que a su actuación se refiere. Los jóvenes también acompañan perfectamente, sobretodo el protagonista Manish Dayal el que nos transmite con su actuación esa pasión por los sabores que te hace salivar solo de verle como disfruta creando y saboreando lo que cocina. Aquí hay que hablar de la dirección, ágil y detallista para transmitir el arte de la cocina, centrándose en algunos momentos en los detalles que tanto gusta ver de como se maneja un experto en la cocina. 

Esos momentos en la cocina son lo mejor de la peli, y lo que más nos toca la fibra en el blog.


Una banda sonora amena y dulce acompaña a toda la película, un score de A. R. Rahman responsable de la música de Slumdog Millionaire o 127 horas. Ese toque exótico y preciosista le va de lujo a las imágenes de cocina exótica.

Pero sin duda algo más tiene esta película, un mensaje que va más allá de estrellas michelín, una búsqueda de hogar y de felicidad por parte de todos los personajes, que en su evolución encuentran esa felicidad donde menos lo esperarían. Y lo mejor es estar disfrutando y darte cuenta de que la persona que tienes a tu lado está gozando aún más que tú, y es que aquellos que aman la cocina y el buen comer disfrutarán aún más esta película. Eso sí, id cenados o con idea de cenar luego algo bien rico porque sales con un hambre que da calambre.

¡¡Que disfrutéis mucho co-cine-rit@s!!!

1 comentario:

  1. Habrá que ir a verla. Y seguro que tenéis razón en lo de ir bien cenados o cenar al salir...recuerdo que en Chocolat te daban unas ganas irrefrenables de comer chocolate ;)

    ResponderEliminar